Adrián Moreno Cómico

¡Hola! Soy Adrián Moreno

Nací en Lleida un 25 de noviembre (fun, fun, fun) de 1991.

Soy hijo de padre (Carmelo) catalán, como podéis intuir por mi apellido, e hijo de madre (Pilar) nacida en Francia y criada en un pueblo pequeño de Castilla-La Mancha (Alustante), que podéis intuir por su entrecejo.

Me considero un chico que solo madura por dentro, tengo 27 años y aún me salen granos cada vez que me hago una…

Nunca se me dieron bien los estudios, elegí disfrutar mi infancia. Era muy feliz si faltaba un profesor a clase, odiaba los deberes en vacaciones, los razona tu respuesta y, además, era muy gafe: siempre me tocaba corregir el ejercicio que justo no había hecho.

Siempre he sido un gran chef de las letras… yo no me hacía chuletas, yo me hacía entrecots.

En clase, me dedicaba a tirar gomas, pintar en los libros y las mesas y me encantaba contar las veces que el profesor decía vale.

Lo que no he dejado de estudiar nunca es cómo hacer reír a quien tengo a mi alrededor, por eso también era al que aplaudían cuando encalaba el balón a la hora del recreo.

Al pasar los veranos en el pueblo de mi madre, recuerdo mi infancia con heridas en las rodillas… Tenía una manera muy particular de bajarme de la bicicleta.

La frase de mi madre que me marcó fue: COMO TE CAIGAS, COBRAS!! Es la que más tengo marcada porque tenía razón; si me caía, cobraba. Desde entonces, lucho con fuerza por hacer lo que me hace feliz, que es hacer reír a otras personas.

No tengo miedo a intentar cumplir mi sueño, porque lo peor que me puede pasar durante el camino es caerme y, si me caigo, COBRO; algo que no me disgusta nada siendo catalán.

Adrián Moreno Cómico
Adrián Moreno Cómico

No hay próximos eventos actualmente.

Algunas cosas que debes saber

  • Soy Fan de Dragon Ball, del Valencia C.F y del Pettit Suise congelado (aun que ya no se llame Pettit Suise yo siempre le llamaré así).
  • No me caen bien los autobuseros que arrancan cuando sabes que te han visto pero me caen peor los que aparecen cuando justo te enciendes el cigarro.
  • Ni las señoras que se pegan a la pared llevando paraguas cuando llueve, seguramente sea la madre de algún autobusero.
  • Lo mas duro de mi infancia fue sufrir cuando se le paraba el corazón a Julian Ros, de Oliver y Benji.
  • Me gusta hablar como un subnormal a perros y bebés, pero si tuviera que elegir entre los dos, me gustan mas los perros. Al menos, te respetan la resaca.
  • Si quedas conmigo, lo más seguro es que te diga que estoy de camino, cuando aún estoy en el ascensor.
  • Y si algo me gusta de los ascensores es ver la cara de mi vecino mientras se cierran las puertas y le digo falsamente 'Perdón'.
  • Me encantaba hacer enfadar a mi padre bebiéndome tarde el zumo de naranja... ahora echo de menos esas vitaminas.
  • Soy de esa gente que se inventa las canciones en inglés.
Adrián Moreno Cómico

¿Necesitas descargar fotos para tu cartel? Haz click sobre cualquier de las imágenes de arriba y se abrirá en otra pestaña en tamaño original

Contacta conmigo

Si quieres que actúe como monologuista en tu sala o evento, puedes llamarme por teléfono o escribirme un WhatsApp al 662157373. O si lo prefieres, puedes rellenar el formulario que tienes justo a la derecha para enviarme un e-mail. Te responderé lo antes posible.

Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adrián Moreno como responsable de esta web, siendo la Finalidad: tramitar y dar respuesta a los mensajes recibidos mediante formulario; la Legitimación: se produce gracias a tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos serán guardados en WebEmpresa y Google, nuestros proveedores de hosting y de e-mail respectivamente; Derechos: Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Supresión tus datos escribiéndome un correo a hola@adrianmorenocomico.com


Debes aceptar ambas condiciones antes de pulsar en ENVIAR:

Adrián Moreno Cómico

Pero quién me manda a mí… y lo que me alegro

Unos amigos tenían un bar que frecuentaba bastante los fines de semana y se quejaban de que la gente no iba a su local. Una noche de borrachera, me envalentoné y les dije: «¿Y por qué …

Seguir leyendo