Adrián Moreno Cómico

Pero quién me manda a mí… y lo que me alegro

Unos amigos tenían un bar que frecuentaba bastante los fines de semana y se quejaban de que la gente no iba a su local. Una noche de borrachera, me envalentoné y les dije: «¿Y por qué no montáis un monólogo?» Me decían que estaba bien la idea, pero que no tenían presupuesto para traer un …

Pero quién me manda a mí… y lo que me alegro Leer más »