Adrián Moreno Cómico

Pero quién me manda a mí… y lo que me alegro

Unos amigos tenían un bar que frecuentaba bastante los fines de semana y se quejaban de que la gente no iba a su local. Una noche de borrachera, me envalentoné y les dije: «¿Y por qué no montáis un monólogo?»

Me decían que estaba bien la idea, pero que no tenían presupuesto para traer un cómico y que tampoco conocían a ninguno. A todo esto, no sé porque, me estaba estudiando en casa 30 minutos de un cómico que se llama Kaco Forns. Pues no se me ocurrió otra cosa que decirles que yo podía hacerles uno (y gratis). Pero lo solté en plan… como cuando le dices a alguien «cuando quieras, aquí tienes casa». Lo dije en plan no creo que digan que sí, ¿sabes? Pero claro, siendo catalanes y monólogo GRATIS, no dudaron en decir que sí.

En ese momento, me metí en un fregao guapo. Pero bueno, nos liamos entre todos a hacer cartel, publicidad por Facebook, encontrar un micro y altavoz e, incluso, una camiseta (súper cutre, por cierto) para el evento. Conseguimos meter en el bar a 60 personas y justo antes de salir al escenario pensé: Quién me manda a mí… Pero qué coño… soy de los que si dicen algo, lo cumplen, y actué.

Para sorpresa mía, fue muy bien para ser la primera vez que me subía a un escenario. Cuando escuché las risas de toda esa gente, me picó el veneno de la comedia. Fue como una droga que necesito consumir a día de hoy, necesito hacer reír a la gente para sentirme feliz y sentí que eso era lo que yo quería en vez de reparar coches, que es lo que había estudiado. Odio las caras tristes y, de hecho, me cuesta mucho llevar las situaciones serias. A partir de entonces, empecé a escribir mis propios guiones porque el primer mandamiento de la comedia es «No plagiarás» y yo empecé incumpliéndolo por completo.

Mi motivación principal de porque hago esto es porque amo la comedia. De hecho, a veces dudo de si me gusta más que el sexo.

Llegar a poder vivir de esto para mí no sería trabajar. Sé que cuesta mucho, pero como todo. A nadie le regalan nada.  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar